DERECHOS DE LAS MUJERES
Derechos de las Mujeres, Derechos Reproductivos

¿Qué es el aborto?

 

El aborto es un método para terminar un embarazo, ya sea por razón médica o decisión personal de la mujer. Hablamos de aborto seguro cuando existe acceso a educación sobre derechos sexuales y reproductivos que permite que las mujeres aborten bajo el cuidado adecuado. Es decir, sin poner en riesgo su vida.

 

 

¿El aborto es legal?

Sí. Aunque el aborto aparece en el Código Penal como un delito, deja claro que se puede hacer siempre que sea para cuidar la salud o vida de la mujer o persona gestante. En el caso El Pueblo de Puerto Rico v. Pablo Duarte Mendoza el Tribunal Supremo de Puerto Rico interpretó que el término salud incluía tanto la salud física como la salud mental. Por lo tanto, las terminaciones de embarazo son legales en Puerto Rico.

 

¿Cuándo se puede hacer un aborto legal?

En el primer o segundo trimestre de embarazo.

 

¿Tiene la pareja o ex pareja que consentir al aborto?

No. La decisión de abortar es única e individual de la mujer embarazada. No necesita el consentimiento de la pareja o ex pareja, estén o no casados. Una persona no puede querellarse contra una mujer que va a abortar "el producto de la relación". 

 

¿Quién puede hacer un aborto?

En Puerto Rico, solo las doctoras y doctores en medicina pueden practicar un aborto.

 

¿Puede una menor abortar?

Sí. Una menor puede abortar en Puerto Rico. No necesita el consentimiento de sus padres o tutores. Sí tiene que contar con la consulta de un médico y haber recibido la información necesaria para tomar la decisión con conocimiento y voluntariamente. Algunas clínicas piden que la menor vaya acompañada por un adulto pero esto no se debe a un requisito legal, sino a reglamentos internos de estas facilidades.

 

¿Tiene el plan médico que cubrir el aborto?

La norma es que los planes médicos no cubren abortos de embarazos no deseados. En lo que se refiere al Gobierno, hay instancias en los que existe la posibilidad de que el Estado cubra estos gastos, como sería el caso de una violación o cuando el embarazo representa un riesgo de muerte para la madre.

 

El derecho a la confidencialidad y al consentimiento informado

Como en todos los procedimientos médicos, la persona que se realiza el aborto tiene derecho a que se proteja su confidencialidad. Para conocer más sobre este derecho, puede ir aquí. De igual forma, una mujer que quiere conocer más sobre este procedimiento, tiene derecho a saber sobre el proceso, los riesgos y los derechos que la protegen. Para conocer más sobre el consentimiento informado, consulte este recurso.

 

El derecho a cambiar de opinión

Por norma general, en las clínicas de aborto se entrevista y orienta a la mujer como parte del proceso de consulta. Esto permite hablarle sobre alternativas existentes, tales como la adopción. También permite que la mujer se apodere a través de la educación para que decida si realmente desea o no abortar. Ciertamente, la mujer tiene derecho a cambiar de opinión y el mismo debe ser respetado sin discrimen o coacción.

 

¿Dónde se hacen abortos en Puerto Rico?

La mayoría de los servicios de aborto en Puerto Rico se ofrecen en clínicas privadas, también conocidos como "centros de planificación familiar". Solo pueden ofrecer el servicio si están debidamente licenciadas. Puede consultar la información de Profamilias, entidad que colabora con la sección de Derechos Sexuales y Reproductivos de ayudalegalpr.org. Encuentre más información aquí.

Beijing_edited.png
Screen Shot 2021-11-23 at 12.48.23 PM.png

¿Qué es la Declaración de Beijing?

 

La Declaración y Plataforma de Acción de Beijing de 1995 (Plataforma de Acción de Beijing) es el programa más ambicioso sobre derechos de las mujeres y las niñas que existe en todo el mundo. Supone una de las hojas de ruta más importantes para alcanzar un derecho humano fundamental: la igualdad de género, una de las metas incluidas en la Agenda 2030.

 

¿Cuándo nace la Plataforma?

Plataforma Beijing mujerPara conocer los orígenes de la Plataforma, hay que remontarse a la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en septiembre de 1995. Más de 17.000 participantes se reunían en la capital de China, Beijing (también conocida como Pekín). Lo hacían con muchas diferencias, pero también un objetivo común: lograr el empoderamiento y la igualdad de género de todas las mujeres, en todos los rincones del mundo.

 

Como suele pasar en un evento de esta magnitud, los debates y discusiones fueron acalorados. Sin embargo, y gracias a la presión de más de 30.000 activistas, los 189 gobiernos presentes lograron alcanzar un compromiso histórico: la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

12 esferas de preocupación

Pero… ¿cómo iban a medir estos gobiernos su apuesta por la igualdad de género? Para ello, dividieron sus compromisos en varios ámbitos concretos como la violencia, la educación o la salud. En total, definieron 12 esferas de preocupación sobre las que centrar sus esfuerzos:

 

  • La mujer y el medio ambiente

  • La mujer en el ejercicio del poder y la adopción de decisiones

  • La niña

  • La mujer y la economía

  • La mujer y la pobreza

  • La violencia contra la mujer

  • Los derechos humanos de la mujer

  • Educación y capacitación de la mujer

  • Mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer

  • La mujer y la salud

  • La mujer y los medios de difusión

  • La mujer y los conflictos armados

  • Con respecto a mujer y pobreza, por ejemplo, los gobiernos se fijaron estos objetivos:

  • Impulsar políticas y estrategias de desarrollo centradas en las necesidades de las mujeres.

  • Revisar las leyes y prácticas administrativas para asegurar que las mujeres puedan acceder a los recursos económicos en igualdad.

  • Dar a la mujer acceso a las mismas oportunidades de ahorro y crédito.

  • Diseñar metodologías basadas en el género e investigar para acabar con la pobreza.